sábado, 12 de diciembre de 2009

Una película para olvidar.

Tantas veces comentado, tantas veces experimentado. Aunque sea una película francesa, siempre se sentirá decepcionado tras ver una adaptación al cine de un libro.
Si no es porque los personajes no tienen nada que ver con la dulzura de la novela original, es porque han transformado un lindo cuento en una amarga y pesimista historia.
Se acepta que no puedan incluir todo lo del libro... Pero asesinar rasgos de los protagonistas, momentos cruciales, escenarios inolvidables... Agh. No tiene perdón.


Mi película para olvidar de hoy es El erizo. Obviamente, no merece la pena. Uno sale con tan mal cuerpo de esa grotesca forma de contar uno libro precioso...



La elegancia de la marmota. ¿No es un título más apropiado? Suena a parodia, pero es que prácticamente, esa película lo era. Una parodia de una hermosa Oda a La vida.





El libro es La elegancia del erizo. Merece la pena una y mil veces.



Ps. Por supuesto, la excepción que confirma la regla es El curioso caso de Benjamin Button.

1 comentario:

practicamenteimperfectaentodo dijo...

¡Al menos mencionaron a Freud un par de veces...! :)

Nah, aún así, imperdonable.

Publicar un comentario

La vida, la vida.