domingo, 10 de abril de 2011

Urgencias

Silencio. Escaso movimiento. Miradas perdidas. Pocos sonríen. Ruedas. Parecería tranquilidad, pero es todo lo contrario. Es la angustia contenida. Huele a incomodidad. Pitido de luces aterrador. Ninguno de los visitantes quiere pertenecer al lugar. Es una parte de la vida que preferimos olvidar. No hay palmaditas comprensivas en la espalda, ni palabras de consuelo. Te escupen, simplemente, la realidad.

1 comentario:

Jon dijo...

Lo siento de veras... ¡Espero que todo vaya bien!

Publicar un comentario

La vida, la vida.