domingo, 13 de mayo de 2012

Dejémonos de alternativismos. Eso es no tener vida, y punto.
Son las 3:56 del día de hoy, y yo sin drogas. Ni yoga. ¿Cómo he llegado hasta aquí?
Qué bonito es recordar los años mozos en los que uno se sentía superfilósofo diciendo "Nada es seguro. Si nada es seguro, tampoco es seguro que nada es seguro." Lástima que dejara a medias el desarrollo de esa teoría, suena "fascinante".
Voy encontrando notas aleatorias por ahí, y así no. Si no sé ni qué quería decirme mi yo del pasado, estoy perdida. Solo me gusto cuando me dejo dinero en lugares secretos. 
No hay cosa más interesante que leer los diarios de uno mismo. Ni más traumatizante. No sé si este síndrome insomne se acentúa por el estado psíquicofisiológico aparentemente enfermo que espero que desaparezca en el examen inminente o por la Cara Eterna que me produce leer las barbaridades de por ahí. Ojalá con barbaridades quisiera decir "faltas de ortografía" y "hace mucho tiempo". PUES NO.

Pero no me arrepiento. Con estas listas se entienden muchas cosas. Todo lo que está así ahora, está como debe ser.

Escribid a vuestros yos del futuro, como mínimo es divertido releerlo.

1 comentario:

practicamenteimperfectaentodo dijo...

Ayer descubrí (para horror y diversión) que mi yo del pasado reciente (enero) estaba EXACTAMENTE IGUAL que el de ahora. EXACTAMENTE IGUAL, ¿sabes lo que es eso?


Mejor pasar página[s] y seguir escribiendo...

Publicar un comentario

La vida, la vida.