martes, 6 de noviembre de 2012

"La vida se mide en momentos" o eso dicen

ESTAMOS VIVOS. Me acuerdo cuando pensar en eso me daba un cosquilleo y me hacía feliz. ¡Y pensar que todo provenía por la vorágine de creer que se hacía realidad mi sueño anhelado durante OCHO AÑOS! Aunque todo se hizo añicos seguí siendo feliz por otr@s cos@s.
Vivir, vivir, vivir.

Vomito con tu positivismo, antiguo yo. Sillazo en la cara. No tiene nada de malo pero SILLAZO.

En estos momentos me veo obligada a autocitarme, y recordar mi primera entradita, allá por el año pun.
Y en este momento digamos que inauguro el blog aunque lo creara hace mucho tiempo...
Y a día de hoy, me digo a mí misma... ¿Dónde está esa sensación? De sentir cómo cada célula de tu cuerpo está viva, de que estás en este mundo conscientemente una vez y no más, de que sientes que eres feliz por el simple hecho de Ser Vida. ¡Estoy viva! Y sólo con darme cuenta de ello empequeñecer automáticamente cualquier mal o problema, porque todo son pequeñas piedras que se pueden sacar fácilmente del zapato, qué más dará si estoy viva y estoy aquí por el destino, por suerte, por desgracia o por alguien superior, ¡pero Estoy Aquí y Ahora y voy a aprovecharlo!
(...)
¿Saben? El once de agosto creí aprender una cosa: Que los sueños se hacen realidad y todo puede ser perfecto. Un día más tarde, puede que dos, me di cuenta de que, efectivamente, se hacen realidad, pero nunca como uno se esperaba. Duele.Tendemos a tropezar varias veces con la misma piedra.

2 comentarios:

Jon Idoate dijo...

De vez en cuando viene bien recordar esos años de no hace tanto, ¿que no? Parece mentira lo atrás que quedan, lo irreales que parecen...

Nerea dijo...

Y yo no puedo mas que seguir citándote: "Vomito en tu positivismo, antiguo yo". Me gusta este nuevo estilo apocalíptico.

Publicar un comentario

La vida, la vida.